Irenko y la Ciudad de Cristal - Capítulo 47

23.06.2011 02:13

  ¡PERO! LA TIERRA ESTÁ LLORANDO... 



Ahora, la sensación que sentí al acercarnos a esta esfera celeste y contemplar la belleza que se aprecia desde sus rincones, me dejó muy pero muy sensible, los sentidos comienzan a contemplar este planeta de una forma directa, así como lo hacemos con nuestros amigos o familiares, es un ser vivo igual que nosotros que se debe tratar como un igual, con el cual también se puede aplicar la enseñanza de no hacer a otros lo que no quieres que te hagan.

 

 - Le dije a Irenko: La cantidad de basura que existe aquí arriba es más que grande mucho más de la que existe allá abajo, dirigiéndome a la atmósfera... ¿Cómo es que tenemos esta cantidad de mugre?¡Aquí en el cielo!... ¡Sobre nuestro mundo!

 

- Sentid sus latidos, sentid su vida dirigiéndose al cosmos...



- Pensé: Todo tipo de cosas flotando desconocidas en parte, basura que no es la que tenemos en nuestras casas, aparte de la que se puede ver está esa que no se puede ver, la que penetra en cada una de las partes sensibles de nuestros sentidos, una cantidad de ruidos increíbles. Si no estuviera diferenciando entre ellas, diría que están ocupando como vertederos este ambiente, y se lo dije a mi amigo con tono de pregunta... - No os convertiréis en lo que está a vuestro alrededor, pues sois lo que tenéis en vuestro interior... Cada cosa que está ahí afuera da repugnancia, mi llanto fue inminente al ver estas evidencias... me acongojé de ver así el sistema de vida que tenemos, sonidos de todo tipo en gran cantidad y si no estuviera tan seguro no me atrevería a decir que los sonidos de toda especie salen viajando de nuestro mundo dañando otros, viajan a través de muchas estrellas ocupando su misma refracción de luz.

 

Teléfonos sonando en cada partícula de segundo, tras sonidos transformados en molestias en cada uno de los que viajan hacia afuera de nuestro mundo, ni siquiera por publicidad hacia el cosmos podemos dar por acogida a las visitas desde otros lugares, cuando nos escuchen.

 

- ¿Quién se va a acercar a ésta cantidad de alboroto? Y menos si viene desde una civilización tan avanzada...

 

- Hermanito: Nuestro Padre os ha visto desde el comienzo de vuestros tiempos y no ha retirado su mirada de vosotros... Nuestra esfera se mantiene sobre un resplandor realmente hermoso, una cantidad de reflejos desde la Tierra y desde el cielo azul que nos envuelve un exquisito ambiente para nuestro sistema de vida. El movimiento que lleva nuestro mundo, nos lleva a estar fuera de este sistema en algún momento, y en alguna oportunidad disfrutaremos de nuevos amaneceres dentro de nuestros días y de nuevas estrellas por la nueva ubicación del planeta...

 

- Pensé un instante, solamente un instante; El sonido no es cómo le percibimos allá abajo, es algo corto al oírle pues ya no existe el eco por decir algo, mis manos siguieron sobre ese transparente muro que me mantuvo sobresaltado por las tonteras creadas por el hombre. (Las lágrimas no me dejaban en paz mientras observé en compañía de mi amigo.

- Vuestra Ciencia no ha de ser conciencia sobre vuestro mundo...

 

- Percibí algo parecido a que nuestra ciencia crecerá, pero así mismo se destruirá, nada alcanzará la sabiduría de este gran Señor. Le dije con la mirada inclinada: Lamento el daño que se ha hecho con mi planeta, pero no tengo cómo cambiarlo amigo... Durante un momento no soporté este maravilloso espectáculo, le dije a mi amigo:

 

- Por favor sácame de aquí porque no aguanto ésta basura... tapándome los oídos en un gesto de rechazo, fue el único momento claro que tuve para gritar con mi voz... ¡sácameeee! Irenko por favor le dije en un inmenso llanto...


- ¿Os sentís bien? Sentid lo que veis y lo que no veis...

 

 Limpiando mis lágrimas, sollozando en cada momento, bajamos a una altura que vi entre las nubes con el sol entre aquellas, y el celeste de nuestro cielo entre las estrellas y nuestra Tierra, estuvimos quietos entre un azul negro y un celeste luminoso, maravillas muy parecidas a los colores que existen entre las estrellas cuando cantan en el universo, pero vistas ahora con mis ojos físicos.

- Lo siento, pero no soporté la cantidad de basura ahí arriba, le dije a mi amigo: a pesar de estar arriba de esas nubes, existe basura de la creada por el hombre...

- Debéis comprender lo que debéis observar...

 

- Mis manos no las pude mantener sobre esta muralla transparente durante los lamentos que tuve, me tomé la cabeza muchas veces de esas que encontré inconcebibles las cosas vistas...

- Hermanito, debéis crecer en buena cimiente como cada uno de los integrantes de la gran familia... ¿Podríais relatar estas cosas sino les conocierais?

- Me repitió tantas veces que debía observar y comprender, que mi cabeza pareció estallar. Entre observar las maravillas desde los cielos, hasta por debajo de los mares, mi llanto y mi emoción me hizo recapacitar de muchas eventualidades de la humanidad... Fue cuando comenzamos a movernos entre esas neblinas, mi amigo se me acercó más de lo normal sirviéndome de consuelo por las reacciones que tuve que parecieron interminables, vista cabizbaja por muchos momentos que compenetraron en mis sentimientos y emociones, afectándome en lo más sensible. - Oíd hermanito, oíd lo que os rodea...

 

- Me percaté que entramos en el agua y estuvimos a la vez sobre ella, mostrándome la inmensidad del océano y de la creación que destruimos cada vez más...

- Sentid y oíd éstas cosas que os rodean hoy en vuestro mundo, y diferenciaos de aquellos que no os convienen...

 

- Ahí me di cuenta de un sonido en especial, un lamento muy profundo y demasiado fuerte para mi alma, lamento que transmitió su pena y dolor por todo mi cuerpo... Entonces en un momento de silencio le dije a mi amigo: ¡Son las ballenas, están llorando!... Cuando les mencioné vimos muchas de ellas, y estuvimos entre tantas criaturas que piensan más que nosotros, diría en forma irónica... También a través de esta hermosa pared, pude tocarles en su costado en la medida que pasaron cerca de nosotros, todo su cuerpo está en real armonía con su medio ambiente, son hermosísimas...

- ¡Vuestra Ciencia menciona aquello! Os diré: Vuestro sonido se dispersa en su vibración siete veces más bajo vuestras aguas que sobre vuestras partículas de aire, ellas juegan con lo que escuchan y han de lamentar su procedencia, “El que está llorando es vuestro Planeta ese que no es vuestro” y ellas perciben aquello... - ¿Les estamos dañando su casa?... ¿Y nosotros nos llamamos avanzados en tecnología?...


Pude en un movimiento atravesar las manos por entre esta verdadera muralla, pareció una especie de aumento que trajo su mirada hacia mí desde un ojo pequeño, a uno tremendo sobre mi rostro, una especie de cercanía de aumento por entre esta muralla, la que me permitió sacar las manos y no dejó entrar una gota de agua...

 

- “La Ciencia aumentará y con ello la destrucción del hombre”

 

- ¿Hasta cuando durará todo esto entonces?

 

- Eras de cambio han sucedido, eras de grandes avances como civilizaciones y eras de grandes catástrofes para vuestra humanidad, con cada uno de estos fracasos la tierra ha sufrido las consecuencias de vuestra propia iniquidad ¿Qué culpa ha de tener este hermoso planeta de los ideales y las ansias del poder en vuestro mundo?...

 

- ¡Pero dime! ... ¿Hasta cuándo estarán estos conflictos que llevan la vida de muchos inocentes? Ellas también están afectadas, el agua y la temperatura diferente pude tocar de esas hermosas creaciones y mis manos estuvieron mojadas en el exterior, y luego secas en el interior de esta luz... les pensé muchas veces y me pareció recibir respuestas de su propia vida, pareció que no era yo quién tocaba su cuerpo sino ellas las que tocaron mis manos en un gesto de hermandad... lloré, lloré y lloré tantas veces, que ya no tengo cuenta sobre eso... les dije ¡las quiero mucho, así como ustedes me lo hacen sentir también! Ahora parece que nos tenemos que ir, nos veremos alguna vez...

 

- Irenko me dijo: Desde los cielos se nos observa, Estaremos con vosotros hasta el final de los tiempos, jamás les hemos abandonado... Es realmente increíble ver la verdadera red de tecnología en el espacio alrededor del planeta, basura de todo tipo, una red de enlaces como redes electromagnéticas enlazadas satelitalmente, por lo tanto controlada desde la tierra por el mismo hombre, tomada como base para un ejército de defensa espacial, es una especie de malla que envuelve nuestro planeta. ¿Cómo viviremos después, qué quedará a nuestros niños?... De cada una de los controladores espaciales que están allá arriba, se oyen voces de todo tipo teléfonos, TV, Todo tipo de comunicaciones. Las imágenes viajan a través del universo, pude ver unas imágenes en un tiempo no muy lejano, de como sacaran fotos tipo radiografías a nuestro planeta, según lo que creo con ansias de encontrar minerales valiosos o los últimos que van quedando, el ser humano es la fiebre que nuestro mundo sufre, es inevitable un control de este tipo en el futuro.

También me mostraron otras de las energías, luces o “naves” similares a la que estuve, pero con movimientos diferentes recorriendo nuestro planeta, otras parecieron estar en contra de esto, el Ángel me dijo:

- “El cielo se resguarda para vosotros aun con armas...” en protección de nuestros hermanitos.

- Cuando un ser tan poderoso se hace presente de ésta forma y te habla, no hay duda de sus palabras mentales, incluyendo el que debemos discernir si es buena o mala vibración de energía en la presencia en la que nos  encontramos... pensé en la medida que mi amigo me respondía...

- Verdaderos y amenazantes enemigos tenéis desde los cielos, y además muchas intenciones, debéis discernir sobre aquellos....  

- Todo ser ha de doblegar su rodilla en la presencia de nuestro creador...

- Irenko, disculpa pero... ¿somos realmente libres en pensamiento? Siento como si fuéramos algo así cómo esclavos, y disculpa que lo diga de ésta forma...

- La elección es vuestra y jamás se ha obligado a vuestro discernimiento... vosotros sois vuestro propio camino, y el candelabro de aquel es nuestro Creador...

 

- Sentí la poderosa fuerza que emanan en energía, sé que no fue en mala acción su respuesta, y le dije: Fue sólo una pregunta, lo siento...

 

- Hermanito, no ofrezcáis disculpas en mi nombre recordad al Cristo... Al mismo momento en que mis pensamientos se fueron a la mente de mi amigo, las aclaraciones fueron tan perfectas que no dejaron dudas entre aquellas, comenzamos a recorrer nuestro mundo hacia la salida del sol, o sea, hacia el sentido diagonal del movimiento terrestre entre montes, montañas y diferentes climas, no en el mismo movimiento de eje terrestre que nos enseñan en las escuelas. Visitamos una ciudad desde el aire y muchas multitudes también, una ciudad construida de barro, una arquitectura antigua con ciudadanos de actual vestir me refiero a los trapos que usamos hoy en nuestro siglo, jeans y camisas con turbantes en sus cabezas que se movían en un ambiente de vida normal, entre todos ellos, un comercio de compras y paseos sobre la tierra para desplazarse. De todos ellos, de miles de ellos, solamente tres personas estaban con una luz que les envolvía sin que se dieran cuenta, esa luz que muchos pueden llamar de diferentes formas como auras, espectros, etc. o como sea, ellos la tienen alrededor.

- Mi amigo dijo: De muchos que han oído solamente tres han comprendido...

 

- Observando a esas personas me dijo aquello en el mismo momento en que yo les vi... muchas dudas entonces ¿Por qué se apagan esas energías en sus cuerpos si están con Dios en su corazón?

- Que no sea vuestra confianza el arma que juegue en contra vuestra...

- En ese instante de transmisión de pensamientos nos movimos entre muchas selvas, y observamos muchos aborígenes entre aquellas, la sorpresa es que muchos estaban iluminados por no decir todos, ¡qué bello es observar eso!

 

- Entonces mi amigo me preguntó: ¿Es la inocencia del conocimiento la salvación de vuestra esencia?...

- Pensé en forma muy interna: Si la inocencia es la salvación a todas estas cosas ¿Por qué me enseñas entonces? Si saber estas cosas me hacen responsable ¡me conviene no saber nada!...

 

- Si en conocimiento adoráis a nuestro Señor digno sois de ser llamado su hijo...

- Cerré mis ojos y acepté ese ofrecimiento que analizo internamente cada día en mi corazón... En otro recorrido por nuestro cielo, fuimos al mismo lugar donde nos encontramos por primera vez, la Laguna Morales, la que vi desde lo alto mientras giramos dentro de ese extraño eje que no marea. Mis manos comenzaron a temblar como nervioso y deseoso de tocar nuevamente tierra, solamente con mirarla desde el aire oí entonces dentro de mí...

 

- Han pasado ya en vuestro tiempo cinco de vuestras noches y ocho de vuestros meses en nuestro mundo...

 

- Eso de meses, debo decir aclarando, que la comunicación que ellos tienen es relativa, pues se transmite una emoción y un sentimiento, sus emisiones de energía fueron de una cantidad o unidad de tiempo que interpreté claramente como meses... ¡Meses en sólo días de nuestro tiempo! ¿Cinco noches en una? Pensé que había sido sólo una noche, pero el tiempo es relativo realmente.

 

- Ve y cuéntale a vuestros hermanos todas las maravillas que habéis visto, ve de puerta en puerta y cuéntale a vuestros hermanos...

- Pensé en mis hermanos sanguíneos de inmediato y le dije a Irenko: Mis hermanos no me van a creer estas cosas.

- Hermanito, todos sois hermanos en vuestro mundo...

- Volví a decirle a Irenko: A mi nadie me va a creer estas cosas... con la cabeza cabizbaja le hablé a mi amigo, pensándole...

 

- Tres períodos y todo ha de darse a su debido tiempo, debéis asimilar y todo se dará a su tiempo... - Dame algo para comprobar esto y dar evidencia de estas cosas en mi mundo... mientras me hablaba en mi mente, nos acercamos a nuestra Tierra en movimientos circulares, mis piernas se afianzaron aún más a esta luz transparente, la que dejó cada vez menos distancia entre la superficie y nosotros... Volví a recordarle que nada tenía para comprobar estas cosas...

 

- Hermanito: Jamás arriesgaríamos vuestra vida en vuestro mundo...

- Comprendo... ¡pero, quién me va a escuchar estas cosas!...

 

- Ve y contad todo lo que habéis observado a vuestros hermanos, no agreguéis ni le restéis palabras a las cosas que habéis visto, y no lucréis con lo que habéis visto... o no podremos seguir hablando con vos...

- Sentí sus manos sobre mi hombro y acepté todo lo que me dijo, comprendí en Amor sus palabras pensadas y me envalentoné con su confianza...

- La bendición de nuestro Señor sea en vos... hermanito.

 

- Me tomó con sus brazos sobre sus grandes manos como lo hacemos con nuestros hijos, le sentí muy cariñoso... saliendo a través de esa extraña puerta que se abrió de repente al frente de nosotros, sentí el aire de mi mundo que a pesar de estar en las montañas le capté suciedad... observé atrás de nosotros la inmensa cantidad de luz, que es esa energía que nuevamente estuvo sobre la Laguna, ahora salimos en otra perspectiva y asimilé de diferente forma... ahora estuvimos saliendo de la luz hacia el campamento...

 

- Si queremos hablar con vuestros hermanitos ¿Podemos hacerlo a través vuestro?...


- Pensé lo que me dijo, pero jamás pensé que sería de la manera que esto se ha hecho conocido, el cuerpo en forma completa al servicio de nuestro Señor, ese Señor que hoy vive en mi corazón, pero que vuelvo a repetir que no es el que se enseña acá... al mismo tiempo le di las gracias por todo, mientras le vi retirándose del lugar... de inmediato le vi girar y observarme con carácter imponente, no se volteó como lo hacemos nosotros, sino que su frente fue su espalda en un segundo. Ese coloso se inclinó delante de mí con una rodilla en el suelo, y su mano derecha empuñada posada en la tierra...

 

- Hermano, jamás agradezcáis en mi nombre lo que pertenece a nuestro Cristo...

- Su esplendorosa estampa se hizo frente a mí, y me dio a entender esta norma que debo cumplir por siempre, luego de demostrar su humildad frente al rey que declara, me demostró con hechos su fidelidad...

- Nuestro Padre bendiga cada vida que esté en nuestro Señor... Os digo Hermanito: Perderéis lo que más amáis, y encontraréis lo que más buscáis... tres períodos y todo se dará a su tiempo, solamente asimilad...

 

- No comprendería esto hasta vivir lo que debía ser pues esta vivencia, la que se haría conocida por muchos de una extraña manera a través de TV... Irenko viró su imagen, se desplazó en el aire entrando a esa luz, y sus vestiduras formaron parte de aquella, todo esto fue formidable, anteriormente le había visto recién aparecido y ahora nos estábamos despidiendo.

 

- Hermanito, recordad: Jamás os hemos abandonado...

- Si amigo, si...

- Hablad con nuestro Señor en cada instancia de vuestra estancia en este mundo, os oirá... ¿comprendéis hermanito?

 

- Si amigo... si hermano. Se cerraron esas extrañas puertas y todo se giró en extraña forma, parecido a un remolino aéreo, una forma de elipse con un blanco interior muy resplandeciente, y se desplazó a los cielos de aquella noche que cambió mi forma de pensar en este “tiempo” que ellos llaman así.

- Ver para creer... la doctrina de muchos

- Creer para ver... la doctrina de muy pocos

Un largo silencio volvió a ese lugar y sobre la gran piedra en la que me dejó mi gran amigo, el llanto de añoranza se adentro en mi corazón y me cerré a las cosas que tengo en mi mente, nuevamente asimilé el sonido de la noche que me pareció extraña, comencé a bajar de la piedra observando el cielo, tomé mi saco de dormir y entré en la carpa sintiendo nuevamente el frío de aquella noche. Nuevamente volviendo al mundo... El amanecer de ese nuevo día, indicó la nueva estadía en este mundo, ahora con un nuevo pensamiento y una nueva forma de afrontar estas cosas, me preparaba en forma indirecta para enfrentar diversas situaciones.


¿Una misión especial o responsabilidad de esta vivencia? Este camino que hoy quiero seguir debo limpiarlo de toda basura y de todo lo que contamine su senda, pues, la verdad no es donde estoy caminando, sino, donde quiero hacerlo, la decisión está en cada uno y somos dueños absolutos de esto. Hoy, dentro de todos mis errores, quiero limpiar mi vida sin necesidad de condenarme por las cosas que apruebo. Dios existe y nada más que decir.