Irenko y la Ciudad de Cristal - Capítulos 7 - 10

22.06.2011 18:33

NO ERAN CAZADORES 

 

Parado sobre una gran piedra que ya ha pasado a ser mi amiga, estaba contemplando el cielo, con un pensamiento de rebeldía hacia el Dios que nuestras madres nos hablan cuando niños. Le dije: -Dios, si estás ahí contéstame... Mi Mamá dice que tu hablaste con muchos en la antigüedad ¡habla conmigo entonces!...  


-Ni siquiera estaba pensando lo que estaba diciendo, no le di en ese entonces la importancia a mis palabras, este Dios me estaba escuchando  


De un momento a otro con un escalofrío en mi columna, percibí a mis espaldas el resplandor de una luz muy dirigida, como si se tratara de unas linternas gigantes, claro que de una potencia muy especial, ¡quizás debo decir Espacial! Pude ver mi sombra alargada delante de mí hacia el frentedes de encima de la piedra hasta llegar al suelo, una gran luz similar a un gran foco en mis espaldas, que me obligó a voltear para poder ver mejor lo que estaba pasando, lo primero que pensé sobre ellos es que eran cazadores...


Me extrañé que en un recinto natural como este santuario de la naturaleza, designado Monumento Nacional autorizaran la caza. Dos focos en direcciones diferentes, que podrían ser de algún vehículo pasando por sobre las rocas, entrando en razón y centrando mi pensamiento me dije:  


- ¡Acá no puede subir un vehículo!... Entonces pensé que podrían ser dos personas caminando con focos en sus manos como lo hacen los cazadores nocturnos, levanté mis manos gritando, llamándoles la atención, diciéndoles que no debían disparar en ese lugar... - ¡Amigos, amigos!... ¡Acá, estoy acá!...  


- ¡No pueden disparar aquí, es contra la reserva!... ¡Hey, el campamento está por acá! Les grité levantando las manos... - ¡¿Me escuchaaan?!... 


Aquellos focos se juntaron, se acercaron entre ellos uno delante del otro desde una distancia muy apartada, pensando que estaba una persona caminando delante de la otra, ya que se movían como saltando en el movimiento que hacemos al caminar, dando la impresión de personas con grandes focos en las manos que pude ver a la distancia, comenzaron a acercarse entre ellas, pensé: - ¡Ah, el compadre (o sea el amigo) que va atrás me escuchó y le está hablando al que está adelante! !, pero el movimiento de zigzag seguía en esas luces... Pensé que se dirigirían hacia mí, como sirviéndoles de guía para recibir a los nuevos Andinistas al campamento.


Entonces de una de esas esferas de luz, se alejó muy lentamente de la otra en forma pareja, formando un reflejo estirando la luz de forma horizontal al suelo, de manera muy rápida esta subió a la cima de una cumbre que se sitúa por el lado sudoeste de la laguna, iluminándola por completo enfrente mientras subía, en cosa de segundos llegó a la cima de la cordillera e iluminó la cima que con la nieve dio un resplandor asombroso y luego bajó como si nada, se juntó con la otra luz aparejándola y volvieron a ser las dos que vi e un principio, mi curiosidad dejó de ser inocente sino de alerta y mi sistema nervioso me dejó claro que funcionaba perfectamente...


Comenzó en mi interior un miedo terrible. Esas luces cambiaron de colores naranjas, tonalidades amarillas, blancas, brillantes que crecieron como globos al fondo de mi vista, se agrandaban vivas en dos esferas que se inflaron y desinflaron palpitando en el fondo de aquella oscuridad, jugaban entre sí un verdadero remolino de colores y sonidos como miles de abejas que entraron por mi vista y voltearon todo el control de mi cuerpo. Intenté correr pero las piernas se me quedaron pegadas a la piedra, realmente quise correr como ¡NO! lo hicieron mis amigos “Alemanes”, ellos estaban cerca de su carpa y solamente caminaron como si nada observando como me aterrorizaba, les grité que me ayudaran, pero parecía inútil, de repente todo estuvo iluminado y pude verlos perfectamente... - ¡Johanes!, ¡Johanes!, ¡Ayudameeeee!...


Pude observar como Johanes torció su tronco y se acercó a su carpa, ¡fue espectador de todo esto y no me ayudó!...


 Quise mirar todo lo que pasaba al frente y en todos lados a mí alrededor, nuevamente intenté correr, pero mis piernas estuvieron pegadas sobre la roca en la que estaba parado, mis nervios me traicionaron o quizás no supe controlarme, simplemente no me pude mover...

 

¿DÍA O NOCHE?

 

 El resplandor de aquellas luces era fantástico, rápidos entre sí dos elipses de gran capacidad de movimiento, los juegos que realizaron fueron como quien mueve dos focos de luz en la oscuridad a toda velocidad pero con movimientos ordenados que se cruzaban, parecían chocar, no hubo desorden de luz así como cuando vemos los fuegos artificiales, pues no se perdió nada de reflejos y nada de resplandor, porque toda esa luz volvió a integrarse a la más grande entre las dos, y luego fueron iguales de tamaño, pareció dibujarse un remolino acostado dando la impresión de un gran túnel que entre círculos y piruetas comenzaron a acercarse hacia la laguna, este resplandor reflejó sobre el agua las luces más lindas que he visto en toda mi vida.                                      


El miedo no dejó de invadirme, el agua se levantó y tomó formas junto con la luz como un espiral de reflejos, saliendo desde el medio se dispararon hacia el cielo y las estrellas pasaron a través de esta conexión, siempre produjeron una música espectacular que entró en mi cabeza sutilmente y fui parte de este vibrar porque sentí amor de todo lo que esta en la cordillera y todo lo que me rodeaba en ese momento, aclaro que no bajaron las estrellas ni ningún tipo de astros, fue solamente su resplandor, se dibujó un círculo sobre el cielo en el mismo lugar, parecido a una ceremonia mediante la cual también salieron y entraron brillantes luces, mi interior se fascinó con el vibrar de mi cuerpo, los sentí a ambos por separado, tirité intensamente pero con una sensación de placer, puedo compararlo al placer que tenemos al subirnos a un balancín, o cuando orinamos y sentimos esos exquisitos escalofríos que recorren nuestro cuerpo, es como sentir ambas sensaciones interminablemente ¡es algo realmente maravilloso!


El juego de brillantes resplandores iluminó todo alrededor dándole colores diferentes a todas las cosas, ya los colores no fueron los mismos que conocemos, también algunas cosas fueron transparentes por la intensidad de la luz que producían estas esferas, incluyéndome, mis manos se hicieron transparentes también ya no tuve sombra y ninguna de las cosas que ahí estaban tampoco, en una pausa, mis emociones fluyeron por el vibrar de músicas bellísimas como el balanceo de muchos cristales de las lámparas de lágrimas, junto con el ruido del agua que cae y se oye hasta la última gota, una de las esferas y luego las dos subieron hasta el cielo pareciendo, como antes mencioné, estrellas vivas, bajaron con sus voces especiales y hablaron de forma que les entendí en los colores que despedían... - ¡¿Me conocen?!... Pregunté sorprendido pues escuché que mencionaron mi nombre, oí de una forma extraña y un eco diferente muy profundo de mi nombre pero no como lo mencionamos acá...


Él estaba dentro de mi cabeza. - ¡Juan, Juan Claudio! - ¡Que melodía de voz tan apacible!...¿Quién me está hablando?... Por momentos pensé que había alguien más junto a mí pero nunca pensé que dentro de mi mente, supe que me estaban llamando, no entendí en el momento quién me habló, ni siquiera lo que estaba pasando... Estas bolitas se hicieron pequeñas saliendo del agua, se formaron delante de mí haciendo un ruido como de cascabel, de repente se hundieron en el fondo dentro de la Laguna iluminando sobre y debajo de ella todo completamente permitiéndome ver sus plantas, rocas y movimientos del juego que realizaron al salir de la laguna, se hizo de día debajo del agua pues la luz que estas esferas armaron en el aire fueron un verdadero sol que entró y salió del agua que no daña la vista a pesar de estar entre sus rayos de luz que salieron por debajo de este fluido juego de colores, es “difícil” verla con nuestros ojos y definir formas...


Salieron por momentos iluminadas hasta que se apagaron, quedando en el aire de una forma distinta, la que no pude apreciar muy bien, supongo que “Estas dos esferas de acero transparente, o como dos burbujas de jabón con un brillo menos intenso, giraron alrededor de la piedra en la que estaba parado solamente para observarme. Fue como si el sol estuviera de noche; por un instante parecieron ser las doce del día, ya que se iluminó todo alrededor, tan rápidas y tan sigilosas para su juego formaron un hermoso panorama que presencié con mucho temor, (quiero destacar que nunca me dañaron en ninguna forma), giraron alrededor de mí como a un metro de distancia, la luz que salió de la laguna la envolvió toda en un celeste y blanco resplandor, que parecía hacer flotar toda el agua de una sola pieza.


El sonido que acompañó todo este verdadero show de luces y sonidos que nunca imaginé que existiera, resultó ser de un rico sabor y apariencia que trataré de relatar ¿Cómo poder explicar que pude oler los colores y sentir su aroma, que pude ver los sonidos que emiten distintos movimientos? Y que transformaron la noche en maravilla, ¡qué ganas que los demás también pudieran verlas!...


Se me acercaron durante varios momentos, me oriné y ensucié mis pantalones con de todo y sentí vergüenza por no poder controlarlo, el miedo fue terrible y desconcertante, estas lucecitas parecieron hacer un estudio de mi cuerpo, estaban tomando algo parecido a fotografías de luces como flashes lilas, celestes, burdeos mezclados con un anaranjado, es muy difícil de definir pero se pararon frente a mi cara, en el aire, dejando estelas de colores como velos hermosos que de a poco se desvanecieron dejándome ver mi realidad, a una distancia de dos metros aproximadamente con sonidos de un cascabel, luego se alejaron con una velocidad tremenda y subieron al cielo al lado de las estrellas girando así como un volantín descontrolado, en círculos, intenté arrancar pero me fue imposible, no sé si el miedo me paralizaba las piernas por que simplemente no podía moverlas, me pegué a la piedrasolamente de impresión.


Por temor no quise darle la espalda a estas cosas, que se pasearon igual por detrás de mí muy rápido como para defenderme, cuando las esferas en un centro de luz bajaron entre movimientos de espirales se hundieron en el centro de la laguna, fue cuando todo se calmó por unosveinte segundos o treinta quizás... ya no podía medir el tiempo...

 

¡ES PRECIOSA!

 

Entre un sin fin de invocaciones miré al cielo diciendo: - ¡Jesucristo, Señorcito no me dejes! - Jesucito... por favor que no me pase nada... Llamé a gritos a mis amigos Alemanes, pero Johanes sólo volteó e ingresó a su carpa como huyendo, no podía creer que no me estaban tomando en cuenta, me estuvieron mirando pero no me estaban ayudando, no vi por ningún lugar a Johansen, y no era difícil lograr verles pues todo se iluminó con una claridad tremenda, el juego de estas luces de rodearme con sus colores se había calmado y debía aprovechar este momento para esconderme en algún lado, aunque supe que no sacaba nada con hacerlo, me fue imposible...


Comenzó a formarse en el centro de toda esa luz un ruido extraño, y salió del centro del agua en la laguna en un solo cuerpo, que no puedo decir si es metal u otro tipo de construcción, una cantidad de energía impresionante con un especial ruido de un electroimán gigante, parecido a un enjambre de abejas, se formó ante mi una neblina iluminada de color entre lila y naranja que pasó de estos colores a blanco brillante, que crecieron aproximadamente 30 metros a lo largo sobre esta Laguna. El color se enfocó en uno solo, se asemejó a un balón de rugby naranja, tenía alrededor verdaderos círculos como las ventanas de los barcos (ojos de buey) pero gelatinosos con un movimiento ondulatorio, giraron sobre su eje de la misma forma en que lo hace un trompo.


Al levantarse pude ver el agua que no caía de aquello, sino que por el contrario se hizo parte de esta luz, los colores en sus círculos alrededor eran algo especial y muy difícil de explicar, transparentes de amarillos, azules, rojos, lilas, girando como cuando se forma un remolino en el agua, que es lo que más puedo asimilar a nuestros colores conocidos, parecían caer dentro de la inmensa luz o verdadera “ nave” que algunos llaman, que se puso a flotar enfrente de mí, solamente vi una cantidad de energía increíble, es como si la ficción científica se transformara en realidad.


Pude ver todo los cerros alrededor ya que se mantuvo el reflejo de luz en el sector, también apareció un tubo desde la piedra hacia el cielo como de 5 metros de altura completamente iluminado, mi nombre se siguió repitiendo varias veces dentro de mis pensamientos mientras sentía la orina correr por entre mis piernas, y no solamente orina sino que todo lo que mi cuerpo puede desalojar, quedé totalmente sucio, simplemente no sabía que me estaba pasando ni quién me estaba hablando, la gran masa de luz formó entre ella unas líneas paralelas desde el medio que se abrieron de la misma forma que mis párpados se abrieron tanto de asombro. - ¡Juan, Juan Claudio! -


Una voz que no se oye, se siente diferente dentro de nuestra mente... - Observando hacia el cielo en muchas direcciones, sin sacar mi atención de esa “cosa” tremenda de luz que salió del agua ¿¡Quién me está hablando?? Pregunté en mi pensamiento... Vi salir del centro de esta figura abierta frente de mis propios ojos los más asombrosos tipos, creo que mis párpados no tuvieron más capacidad para abrirse de asombro, muy altos, de aproximadamente tres metros, de blancas vestiduras, similares a los tiempos antiguos, brillando como el flash de una cámara fotográfica, fosforescentes, este reflejo no me hizo daño alguno en los ojos ni en ninguna parte de mi cuerpo.


 Juntamente con esto la nieve que había reflejó en las alturas de la montaña este espectáculo, creí que no vería nunca más a nadie, me acordé de todos cuantos conozco, en especial mi hija Michelle y mi Mamá, de mi familia completa y cada momento de mi vida se reflejaron en un segundo.

El juego de esos ruidos extraños y sabrosos no dejaron de mostrar su presencia, parecían rayos de tormenta saliendo de la base de esta cosa, no quiero especificar su forma, muchos le han asimilado a una“nave” que yo llamo una luz que estuvo volando separada un metro del agua y del suelo, y que pensé quemaría todo y lo poco que existe de vegetación en el lugar, pero eso no ocurrió; el resplandor salió aún más del centro de esta elipse, estas líneas dibujaron un rectángulo parado del cual salió más luz de toda la que pude observar. - ¿Cómo es posible ver luz sobre la luz y poder explicarla? -


Es como si la luz se estuviera cortando desde un centro y pudiera ver su verdadera intensidad, más blanco que el blanco... Es así como dos sábanas una sobre la otra cortadas por la mitad sobre su ancho, en ocasiones se hizo totalmente transparente y volvió a tomar distintos tonos de colores... Sus caras son tan transparentes y son tan iluminadas que es difícil ver sus facciones definidas, solamente cuando giraron su cabeza pude ver algo muy suave de su perfil, una pequeña silueta transparente, la que da la impresión de ver bajo el agua una figura humana hecha en hielo, transparente entre celeste y verde muy claro, sus ojos brillaban como dos focos halógenos frente a frente, su boca nunca se abrió para referirme palabra alguna, fue cuando me di cuenta de donde venía esa voz “especial” que mencionó mi nombre varias veces, sus movimientos son parecidos a los nuestros, claro que en una apariencia mucho más grande, son verdaderos gigantes. Junto a un exquisito aroma parecido a las flores, el que salió del interior de eso en forma de neblina antes de aparecer ellos, un aroma extraño muy agradable penetró en mi y me dio mucha tranquilidad, compenetró mi cuerpo en un solo sentimiento, respiré con un largo suspiro alzando mis hombros afrontando lo que veía, esa luz se acercó a mí y me habló dentro de mis pensamientos, ese gigante me dijo su nombre... - Hermano, mi nombre, que no es para vuestra adoración, es Irenko y así podéis llamarme, así para vuestro mundo... - Irenko... Irenko...


Es un nombre extraño... y observando a mi alrededor mientras mi foco de atención era ese ser, me pregunté muchas veces ¿qué es esto? ¿Qué es todo esto?


Esta es una comparación entre las manos de Irenko y las mías sin especular tampoco de su estatura, verdaderos colosos del Universo y admiten que Dios es más que ellos ¿Seremos realmente capaces de ver a un ente tan poderoso e inteligente como Dios? Sólo les digo que solamente con ver a este amigo Irenko me impresioné al máximo. El ser que me habló bajó junto a otro más, que es un poco más bajo en altura, el que tenía algo en las manos, similar a tomar una almohada como quien carga a un bebé, un objeto muy brillante que no supe, ni me dijeron para que servía, sólo sé que cuando miraba esa cosa me causaba un descanso mental tremendo.


Fue cuando la luz o esa “nave” comenzó a cantar, se oyó desde el interior algo parecido a los coros en las catedrales, o los cantos gregorianos, pero este canto es muy, pero muy diferente. Esta energía (“NAVE”)  parecía seguir la vibración de lo que escuchaba; o sea, cuando estos seres flotaban en el aire, esa cosa les seguía a donde ellos iban. Es hermosa la reacción que se siente al poder ver lo que estás escuchando, ver los sonidos. Parecían pedacitos de líneas curvas brillantes en el aire todas a mi alrededor. - ¿Cómo poder ver en nuestro mundo este mundo de seres diminutos, que cumplen con la función de fabricar cosas? Comencé a observar a mi alrededor muy diferente entonces... como si todo estuviera compuesto de diminutos puntos de luz.


Los seres que están encargados de la edificación de la naturaleza se pueden ver, pero tenemos un bloqueo mental voluntario que nos impide hacerlo, son esos seres que van desapareciendo a medida que salen otras melodías de música, les acompañan unas burbujas como de jabón muy pequeñitas, estas siguen de forma ordenada a las líneas, la existencia de muchos más colores que los existentes en el plano en el que vivimos es de lo más común entre nuestros conocimientos, solamente no recordamos que lo que miramos es la representación física de la energía y la dominamos a la perfección bajo cierta convicción.


Así le damos nuestra propia interpretación a todo lo que vemos, sin embargo, cuando queremos y podemos asimilar estos colores, nos envuelven en luces en nuestra vista, que nos hace participar de la vibración en la que se representa, formas y sonidos representados delante de nuestra vista. Los colores que pude ver en otras dimensiones o moradas como ellos llaman, poseen vida propia y forman parte de nosotros. Nuestra mente es una herencia del Futuro se podría decir, o del tiempo que es infinito, pues comprendí que forman ambos parte de un todo..