Viaje en Esencia

VIAJE EN ESENCIA, PRÓLOGO

20.11.2013 16:13

 

PRÓLOGO

 

          Muchas personas quieren saber sobre el llamado “viaje astral”. Yo, prefiero llamarlo “viaje en esencia” La verdad es que, en la actualidad se puede percibir en bastantes  personas la necesidad de saber sobre este tema, ya sea, porque lo han vivenciado concientes alguna vez en la vida pero, con algo de temor y sin saber realmente lo que ocurría, otras en cambio preguntan sencillamente porque quieren aprender a hacerlo, pero la verdad es que todos lo hacemos a diario cuando nos vamos a dormir, solo que debemos esforzarnos en recordar.
Es por todo esto que, escribiré, dentro de lo que hay en mi conocer basado en lo experimentado y aprendido. Para ello, es importante citar algún pasaje de mis anteriores escritos. Sé muy bien que, no hay un método único para lograr el viaje en esencia, ya que para cada persona puede resultar diferente la forma de conseguirlo. Entonces, y pensando en que a más de alguien podrían ayudar estas letras o como decía un muy buen amigo:
“Con que una persona… solo una de cientos logre entender… eso es valiosísimo para el cielo”
          Mis únicas recomendaciones son: fe, convicción, certeza y perseverancia, el fruto de todas estas semillas en aquel lector dará por cumplida con satisfacción mi motivación e inspiración en estas páginas. 
          Recalco que, no hay técnicas, métodos, palabras, ritos o sonidos para lograrlo solo tener la convicción de que se logrará y por supuesto pedir a Dios que nos ayude y guíe a lo largo de esta nueva y maravillosa aventura y les aseguro que les serán abiertas las puertas a lo infinito, a dimensiones que ni siquiera imaginamos existen.
 
“Podréis viajar en esencia… que para eso estáis hechos”
 
Y, bajo estas palabras de cordial invitación del ángel ya no habrá lugar a dudas.
 
¡Bendiciones en nombre de nuestro Señor JesuCristo!
                                                          
 *************************************************************************************************
 
 

VIAJE  EN  ESENCIA

 
 
Paola:   Tuve una visita por la noche en Antofagasta… - no alcanzo a terminar de formular mi pregunta a los ángeles y me comienzan a responder lo siguiente.
 
Ángel: “Podréis viajar más allá de las estrellas que para eso estáis hechos… por el tiempo… por el final y el principio de todo…”
 
Paola: ¿Qué es la transmutación?
 
Ángel: “Tu boca habla grandes palabras, podéis pensar como el aire siendo vuestra carne desechada… más allá de tus nueve viajes hay otro mundo… podréis representar parte de ello… vosotros trabajáis bajo elementales frecuencias que vuestra genética despierta… podéis desplazar la energía a vuestro antojo… pensad y lograréis lo que pensáis…”
 
Paola: ¿Se puede viajar en el astral? – así le llamábamos en ese tiempo.
 
Ángel: “Viajes… conocerás visiones ocultas… podrás ver y meditar… no os afanéis en hacer proezas… si pensáis que algo es imposible lo hacéis imposible… si pensáis pues que es posible vuestro propósito… ya lo es porque lo habéis pensado.”
 
Pequeños pensamientos: ¿Cuesta viajar en el astral? – esta pregunta la hizo mi pequeña hija Fernanda que en ese entonces tenía once años, y a la cual los ángeles cariñosa y paternalmente la llamaban Pequeños pensamientos. 
 
Ángel: “Es tu esencia la que viaja… manteneos firmes…”
 
       Que días más hermosos aquellos. Grande y profunda enseñanza para niños tan desordenados, mimados y por sobre todo PORFIADOS ¡UF! 
       Estas preguntas surgieron en las primeras conversaciones que entablamos con los ángeles en la ciudad de Iquique, a través de Juan Claudio Pastén como canal. 
       Quiero relatar que, por esos años, varios años antes de que habláramos con los ángeles, a mi hermano menor y a mi nos venían ocurriendo cosas que encontrábamos extrañas pero, fascinantes, esto es algo que menciono en mis anteriores escritos.
En la adolescencia ya había experimentado el llamado desdoblamiento pero me asustaba cuando esto pasaba y sentía el característico tironcito que daba la sensación de ir en una caída libre, esto me hacía despertar de golpe y con el corazón latiendo a mil. Más tarde en la vida, comencé a perder el temor gracias a mi amigo Luis, del cual también ya he escrito algo antes. Así es, él me enseñó a perder el temor y fue muy cuidadoso en todo este trabajo que hicimos juntos, trabajo que debo reconocer fue además en ocasiones muy divertido, bueno más para él que lo supervisaba que para mi. Las primeras salidas en esencia fueron sin previo aviso, solo ocurrían.
Me acomodaba para descansar, casi siempre acostada de espaldas y con los pies cruzados, costumbre que tengo hasta el día de hoy. Luego me ponía los audífonos y buscaba las melodías más placenteras que me hacían sentir mucha paz y armonía en el espíritu, no importando cómo había sido el día. En una de estas primeras salidas noté que al relajarme tanto comencé a sentir el latido de mi corazón demasiado fuerte, era como sentirlo en los oídos y esto me hizo dar cuenta que estaba flotando sobre mi propio cuerpo, antes de reaccionar a mi actual estado observé a mi alrededor, alcanzando a ver una esferita luminosa anaranjada que flotaba suspendida en la habitación, la cual, en menos de un segundo se perdió atravesando el agujero de la cerradura de la puerta, como si algo la aspirara, solo recuerdo que era una esfera de luz del tamaño de una pelota de tenis y que se achicó a su antojo para atravesar el cerrojo.
Seguí observando atónita por instantes, hasta que sentí que caía como envuelta en un torbellino que no podía controlar y a la vez oyendo como cuando se sintoniza el dial de una radio AM, hasta que por fin sentí que entraba en mi cuerpo. Esa noche me volví a dormir casi de inmediato, y pensando en que al día siguiente le contaría esta experiencia a mi amigo. Me reuní con él y le conté lo que había pasado, él se sonrió como satisfecho y me preguntó en todo momento que cómo me sentía después de aquello, le respondí que era extraña la sensación pero muy agradable.
Esta vez mi amigo me dijo que, en adelante comenzaría a experimentar más estas cosas y que sería un trabajo paulatino, pero no por ello lento ya que dijo que “se consideraba del cielo” que podía aprender rápido este estudio porque ya lo tenía como conocimiento y que además mis ansias de aprender de las “verdades universales” eran grandes, que el ímpetu en aquellas ansias y ganas de saber eran lo que me impulsaría con la ayuda del cielo a lograr lo que tanto deseaba, pero también me dijo que en el momento en que lograra controlar esas ansias de saber, ese sería el instante en que las cosas que podría llegar a conocer serían mayores y más maravillosas aun. Esa tarde, medité mucho luego de esta conversación con mi amigo, y me sonreí al recordar sus palabras, ¡Uf! – pensé – si hasta aquí ya encuentro fascinante todo lo que ha pasado, es la maravilla… y me está anunciando que puede ser más aun… no voy a caber en mi entonces de la fascinación… me conozco!
        Medité sobre toda esta conversación, sí, y mucho pero también medité sobre cómo era que él sabía tanto de estas cosas del cielo y me llegaba a hablar con tal convicción de ellas. Comencé a sentir tal curiosidad por saber más de su persona y a cuestionarme quién podría haber sido él, mi amigo en otra vida, en otra existencia pues, cada día que pasaba lo sentía más familiar. Para mi, el tema de las vidas pasadas en ese tiempo era totalmente un hecho, una realidad, entonces no me costaba nada entender que esto pudiera ser así. Habernos conocido hace quizás miles de años atrás. Aún vuelvo a sentir algo de vergüenza al recordar cual fuera su respuesta cuando ya no pude contener más la curiosidad y le hice las preguntas, quién había sido él en otro tiempo, y si ya nos habíamos conocido. Me respondió con una leve sonrisa un “sí” para la segunda pregunta y para la primera pregunta se puso algo más serio y me dijo: ¿Para qué quieres saber? Yo me sentí intrusa por primera vez en una pregunta hacia él y creo que hasta me sonrojé, él me captó de inmediato y para hacerme sentir mejor sonrió y me dijo que eso no importaba ya en el hoy, que en esta nueva vida éramos quienes éramos y nada más, yo solo Paola y él solo Luis, lo que importa es lo aprendido.                                                                     
      
Elementos: 1 - 1 de 11
1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>