.

19.11.2013 23:01
...
H: ¿Está hediondo?
 
C: ¡Los voy a sacar!
 
H: ¿Los vas a sacar? Sigue observando...
 
C: Voy a lavar la olla...
 
H: ¿Lavar la olla?
 
C: Sí...
 
H: Y... ¿Dónde vas a lavar la olla?
 
C: Voy a sacar agua de la laguna...
 
H: ¿De la laguna?
 
C: Sí... y la voy a lavar afuera...
 
H: Ya... ya...
 
C: ¡Puf! ¡Está hediondo!
 
H: ¡¿Hediondo?!
 
C: Mmm... Tiene bichos...
 
H: ¿Tiene bichos?
 
C: Mmm... Tiene hongos...
 
H: ¿Tiene hongos?
 
C: Sí...
 
H: Correcto...
 
C: Mmm... ¡Es tarde!
 
H: Ahá...
 
C: Me voy a ir para la casa...
 
H: ¿Te levantaste tarde?
 
C: Sí... ¡Voy a perder el bus!
 
H: ¿Vas a perder el bus?
 
C: Ahá...
 
H: ¿Te vas a ir ahora?
 
C: Sí... voy a ordenar las cosas...
 
H: Ya... ¿Qué estás haciendo ahora?
 
C: Guardando las cosas...
 
H: Guardando las cosas...
 
C: ¡Bah! ¡Bah! ¿Qué pasó aquí? ¡¡La olla está pegada con la cocinilla!!
 
H: ¿Está pegada con qué? – los himno-terapeutas están muy divertidos por los gestos y expresiones de sorpresa de Claudio y se miran entre ellos con sonrisas ahogadas para no interrumpir el relato.
 
C: ¡Con la cocinilla!
 
H: ¡Ah! ¡Con la cocinilla! Y... ¿Por qué se queda pegada?
 
C: No sé...
 
H: ¿No sabes?
 
C: No sé...
 
H: ¿No la puedes sacar?
 
C: ¡No! ¡¡Están pegadas!!
 
H: ¿Están pegadas?
 
C: ¡Parece que estuvieran soldadas! ¡Bueno! ¡El cuchillo!
 
H: ¿El cuchillo?
 
C: ¡El cuchillo la puede despegar!
 
H: Ahá...
 
C: Ahí sí...
 
H: Ya...
 
C: ¡¡Pero se pega de nuevo!! ¿Cómo se pega?- sus gestos de desconcierto son muy divertidos y provocan risas en los presentes.
 
H: ¿Se te pega a la cocina? ¿La olla se pega a la cocina? – pregunta sin poder contener una sonrisa, ya que, estos gestos de Claudio le provocan mucha gracia.
 
C: ¡¡No se puede pegar si es aluminio!!
 
H: ¿Cómo si tuviera un imán?
 
C: Mmm... Las voy a guardar separadas...
 
H: ¿Las vuelves a separar?
 
C: Las voy a guardar separadas en la mochila...
 
H: ¡Ah! Ya... ya...
 
C: ¿Cómo se pega? – sigue desconcertado y más cuando encuentra otras cosas extrañas dentro de su carpa, mientras ordena sus cosas para volver a casa - ¡¡El saco de dormir está encogido!!
 
H: ¿Está encogido?
 
C: ¡Sí!
 
H: ¿Cómo es eso? – sigue divertido por la expresión de Claudio.
 
C: ¡¡Hij!! ¡¡Este saco no es mío!! – dice preocupado.
 
H: ¿Por qué se te encogió? – se cubre la boca luego de preguntarle pues está tentado de la risa.
 
C: ¡¡Se encogió el saco!! ¡Ooooh! ¡¿Qué le voy a decir al Rodrigo?! –  a continuación recuerda algo - ¡¡Hij!! ¡¡LAS LUCES!! ¡¡LAS LUCES!!
 
H: ¿Qué luces?
 
C: ¡Anoche vi unas luces!
 
H: ¡Ah! ¡Eso! ¿Por eso crees tú que pasó?
 
C: ¡¡Voy a guardar estas cosas y me voy a ir pa’ la casa!! – se expresa como no queriendo recordar qué le sucedió por la noche.
 
H: Ahá...
 
C: Sí... sí... sí... Javier... tengo que pasar el papel...  
 
H: ¿Qué papel?
 
C: El control de carabineros...
 
H: ¡Ah! ¡El control de carabinaros! ¿Ya vas bajando? ¿Ya estás abajo ya?
 
C: Sí...
 
H: ¿Del santuario? (El Morado)
 
C: Sí... ahí está... gracias...
 
H: Ya...
 
C: ¿Ah? ¡Ah! ¿Cómo iba a ir a buscarme? Si ya estoy aquí ya... Gracias... Estuve con don E. M. Sí... sí... ya chao... gracias...
 
H: ¿Ahora ya te vas?
 
C: Voy a llegar a la casa...
 
H: Vas a llegar a la casa... ¿Tienes que tomar alguna locomoción? O, ¿Andas en vehículo?
 
C: Hay que subirse al bus de nuevo...
 
H: ¡Ah! Ya...
 
C: Ya... llegué a la casa...
 
H: Ya llegaste a la casa ya...
 
C: ¡Está pesada la mochila! – a continuación saluda a alguien - ¡Hola Rodrigo! ¡Hola! ¿Cómo estay’? ¡Hola! ¿Cómo están todos? Sí... ya chao... Me voy a acostar...
 
H: ¿A quién estás viendo?
 
C: A la gente del gimnasio...
 
H: ¿Del gimnasio?
 
C: Sí...
 
H: ¿Quiénes son ellos?
 
C: La casa de Rodrigo...
 
H: ¿La casa de Rodrigo?
 
C: Sí...
 
H: Ya...
 
C: Tiene un gimnasio...
 
H: ¡Ah! Ya... ya...
 
C: ¡Oye Rodrigo! ¡Hay harta gente y hoy es domingo! Y... ¡Hoy es domingo y hay harta gente! ¿Ah?- le responde algo su amigo- ¿Cómo va a ser jueves? ¡Ya! ¡Hace las clases... después hablamos! Me voy a ir a bañar...
 
H: Y... ¿Te vas a ir a acostar?
 
C: Sí...
 
H: Ya...
 
C: ¡Voy a sacar las cosas de la mochila!
 
H: Mmm...
 
C: ¡Voy a esconder el saco! ¡Es de Rodrigo! ¡Hij!
 
H: Ya... vamos a quedar hasta ahí... Ahora... congela la imagen... Vas a empezar a volver poco a poco a tu conciencia real... Aquí en la consulta del Doctor Mario Dusuel... Eso... estás acá en la camilla... Despertarás muy optimista... eso... 1... 2... 3... Respira profundo como si estuvieses despertando en la mañana... Eso... de a poco....
 
Así, concluye la regresión realizada por los himno-terapeutas a Claudio, quien despierta sin recordar nada de lo que le hicieron revivir en aquella hipnosis regresiva. Esta hipnosis fue grabada y pasada por TV semanas después de haberla realizado, pero fue editada y recortada por su larga duración, pero aquí en este relato se ha entregado casi completa, ha excepción de un pequeño corte, que no fue hecho por nuestras manos. Este importante trabajo realizado por los terapeutas, grabado en esta cinta lo conservamos hasta hoy como un material valiosísimo.                       
 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------  
 
Quiero recalcar que no soy escritora, es por esto que estoy haciendo lo posible por, transmitir lo más claro que puedo esta verdad que nos ha tocado recibir. No estoy ni agregando ni quitando, todo es tal cual, se han dado los hechos hasta el día de hoy (año 2008). Sé además que, han pasado varios años desde que comenzamos a vivir estas cosas, que muchos van a juzgar de “increíbles”, pero no importa. Ha sido bastante el tiempo de asimilación para nosotros, para lograr comprender de qué se trata todo esto, tiempo el cual ha servido para decantar, ordenar y encajar las piezas de un gran rompecabezas, el “rompecabezas del milenio”. Cada una de las piezas, dispuestas en su propio espacio y porción.
 
 
 
Un día del año 2005, nos encontrábamos en cierto lugar del país en donde concretábamos por fin un proyecto de turismo que habíamos venido ideando desde el año 2001 junto a nuestro amigo Claudio y otras familias más. En una de las reuniones a cenar, recibimos un llamado, era un hombre mayor, el cual había oído sobre Claudio y su experiencia en las montañas. Su intención era conocer más sobre Claudio, sobre el tema y además lo que estábamos desarrollando en el lugar, pues mucha gente nos visita por lo mismo. Entonces, anunció que pronto vendría a visitarnos, cosa que nos alegró.
Hasta que llegó el día y llegó al hogar un hombre de edad madura, mirada dulce y cálida. Nos reunimos todos por la tarde y comenzamos a conversar de varios temas y el motivo principal que nos congregaba en el lugar a tantas personas de diferentes formaciones y caracteres. Así, fue pasando la hora en amena conversación. Hasta que surge en un instante, la experiencia de vida de este hombre, que en su juventud desempeñara como sacerdote y seguido de esto los motivos por los que hacía bastante tiempo que había colgado su sotana. Comienza relatando, el cómo hace bastantes años subían a las montañas junto a otros ex sacerdotes y también otros hombres, mujeres y niños. Cuando el hombre llega al instante en que, comienza a describir el lugar al que iban, Claudio le interrumpe preguntando ciertos detalles como nombres y lugares específicos, es entonces que ambos caen en la cuenta y se da inicio a un entrelazar de las historias, muy emocionado el hombre le pregunta:
 
¿Entonces eras tú el pequeño de cuatro años que también subía a las montañas?
 
Se nota que el hombre está muy conmovido, sus ojos están llenos de lágrimas al recordar todas estas cosas y más aun al darse cuenta que está frente a ese pequeño de cuatro años que subía a las montañas, hoy convertido en un hombre. El anciano, pregunta la fecha en que nos encontramos por esos días y más conmovido aun confirma el cumplimiento al pie de la letra de un anuncio hecho por los arcángeles en las montañas a ese grupo de ex sacerdotes hace ya más de treinta años. Anuncio, que establecía que el mensaje y contacto con ellos, los ángeles y arcángeles se reanudaría en estos tiempos. Y ahí estaban, frente a frente, reconociéndose el uno al otro emocionados, dos generaciones unidas por un mismo lazo y conexión con el cielo.  
...