Junio 16 del 2009

19.08.2013 21:06

NP-85

 

Junio 16 del 2009

 

- Señor bendito, te damos las gracias Padre por darnos esta meditación, esta conexión con nuestros hermanos los Ángeles.

 

*  Corania…

Así eternidades mismas alimentadas por temor no han de existir…, pequeño…

De muchos se os ha mencionado.

¿Qué temor vosotros debéis alimentar?

Jamás de vosotros se ha de cimentar aquel.

Si en lealtad de un gran Señor vosotros sois esculpidor de amor, no temor debéis cimentar en vosotros

Pequeño… pequeña, dejad vuestro sentir en el Padre.

Corania…

Sabidurías… eternas a la esencia pertenecientes de la cuál vosotros sois en cimiente.

Decís por siempre, ¿Qué ojos habrán de ver la verdad? Mas ¿Qué espíritu ha de sentirle además?, ¿Qué ha de ser en instancia primera?

Percepción a la intuición, intuición a la percepción…

Que oís vosotros de verdades muchas… Esencias cimentadas…, en esencias la verdad.

Pequeños hermanitos, oís muchas de las veces, ¿Qué conocimiento ha de fomentar la ignorancia?

Se os ha mencionado de la verdad a vuestro corazón, se os ha mencionado libremente entre vosotros.

Hermosos hermanos, de verdades y tiempos finales vosotros testigos sois, vosotros de realidades cimentáis vuestro vivir.

En el ver en el hoy percibís en el tocar, percibís de una esencia a vuestra verdad, pequeño.

Cimentar debéis de familias raíces que no han de ser tocadas.

Nuevas tierras se os han predicho en esencias miles.

¿Qué sentís de vuestro corazón a la verdad emigrar por siempre?

No seáis como la bestia que ha de su alimento depender cada instancia en el mismo lugar. Vosotros razonantes sois.

Conocéis la esencia de vuestro vivir, conocéis la razón del verdadero alimento.

Se os ha despertado. Vosotros sois libres del sueño.

Pequeños…, del mañana en mañana, verdades consumadas.

Oís del mañana entonces…

De vuestro mundo se dice, de miles… tres han de ser las cantidades…

Cientos mas el décimo en octavo por restos humanos.

Pequeños… tribulaciones en escritos. Vosotros conocéis la palabra así entonces consumada, vosotros conocéis la verdad.

Alertas permanecer debéis.

Veréis entonces del séptimo mes vuestro al quinto tiempo del tercer día.

Ojos que han de leer verdades consumadas al espíritu.

Pequeño…, hermosa pequeña, no temáis a la verdad, dejad vuestro corazón, no hay Padre que abandone a su hijo

Veréis la verdad en voz, eternamente asumir en vos.

¡Que vida en vos tenéis!

Recurrís al cielo en dolor y se os complace en felicidad.

Ver del Padre la verdad y en gratitud al cielo oraréis.

Pequeños, en amor de un hermano mensajero entre vosotros se os hablará nuevamente en el mañana

 

-Gracias a nuestro Padre.

* GINEAH YATEM.