Octubre 29 del 2009

19.08.2013 21:10

Np-89

 

Octubre 29 del 2009

 

*  De un pequeño prisma veis la razón de un caminar… caminar, oscuridades que han de ser el principio de muchos.

¿Conocéis la luz a la cual camináis?

Muchos en demasía han de no observar la realidad de quienes así declaran nitidez.

¿Quien ha de conocer el camino realmente?, ¿Sabíais vosotros quién en silencio ha de comprender?

Tiempos en tiempos declarasteis vivir en el camino del Padre, mas fácil ha de ser que vuestros bienes os abandonen.

Hacéis de la oración el camino de dolor y no ha de ser así. Promulgáis de la vida eterna vuestra simiente en camino. ¿Conocéis la razón de vuestro caminar?

Aun así… se os dice, quien haya de oír el llamado… ha de caminar.

¿Por que oís del silencio la razón en oscuridad… y no el grito desde la luz entre muchos?

Pequeño rezagarte en las alturas al tiempo de vuestro pequeño mundo.

Ya muchos han de comprender tardíamente.

Conocéis como vosotros decís, grandes oportunidades han de declarar grandes responsables… al paso de cada uno en el caminar que hacéis. Se os dijo, cada uno en sus pasos responsable ha de ser.

TAHEM OBELEM ACKEIA MA VACAYA NETERENABA, AHENET NEBERE A LEIANA, DAHEANAT NABARA, IFIL ACKREMMA DOHEM OCK NEAHANE.

Del tiempo en tiempo no oís…, del tiempo en tiempo oís.

Llamáis la obediencia en palabra por cada comprensión asimilada. Llamáis la esencia entre vosotros y no la recibís.

Poseéis entre vosotros gran esencia, ¿Qué haréis con ella entre muchas de aquellas?

Reclamáis palabras del cielo en ausencia del consejo. Solicitáis de aquel entre vosotros entonces, ¿No sois participes del cielo acaso?

Cada palabra su propia culpa trae en benevolencia o en maldición.

¿Qué haréis con aquellas vosotros?, ¿Conocéis del credo la razón excipiente real?, ¿Conocéis del credo la razón de vuestro caminar?

Muchos han de manifestar creer, mas se han sentado en su trono. Han de caminar los tronos.

Hemos de conocer el calzado destruido, hemos de conocer las manos trabajadas. Aquellas no han de caminar, mas su huella en vuestro tiempo no ha de entregar mentiras.

Muchos en el credo han de manifestar gran comprensión. Bien decís…, vuestros tronos desgastados han de estar en el principio de la letrina. ¡Que gran esfuerzo tenéis!

¡Oh pueblo en obediencia que por fe os manifestáis!

Testigos seréis de todo lo que ha de acontecer en un tiempo ya acontecido. Grandes tiempos ha vuestro mundo. Oraciones, peticiones, llanto y dolor no han de ser el camino.

Vosotros proseguid en silencio.

¡Os percatáis! Hermosos panales rodeados sois…, llamativos sois. Vuestra esencia mantenida ha de ser.

Veréis de vuestro mundo pestilencias provocadas por hombre, culpadas ha vuestro mundo.

Ejércitos de hombres en persecución de hombres.

¿Qué haréis parte del pueblo viviendo entre hombres?

¿Os percatáis que la obediencia vuestra ha de manifestarse en vuestro calzado y en vuestras manos?

Pequeños…, pequeños niños sois. Hacéis de la oración el socorro, y en conformidad de vuestros bienes os manifestáis en alegría.

Quitadle la espada al guerrero, despojadle de su escudo, descubrid su cabeza…, el guerrero ha de mantenerse. No ha de ser la espada ni el escudo, ¿Comprendéis?

Todo guerrero ha de manifestar en su cuerpo la verdad de su credo.

Manifestáis no comprender los mensajes, y en cada instancia en claridad se os habla mas y mas entre vosotros.

Deseáis oír vuestro idioma, vuestras palabras.

¿Cuándo comprenderéis del TAHENA KURUM ENEJNA AJNINIVD ARNAJ KIKORA NABASE? No le comprendéis aun porque deseáis de vuestro nido el mecer de una conformidad. Aun así pueblo elegido, en obediencia alrededor de vuestra esfera se os manifiesta la palabra del cielo.

Los días de vuestro mundo muy pequeños en tiempo han de ser.

Bastantes de las señales ya anunciadas han de comenzar.

¿Por qué mas alturas preguntáis?, ¿Por qué no mas obediencia, pregunta el cielo?, ¿Por qué ha de ser impedimento vuestra flojera como llamáis en conformidad de los bienes?

Metal, madera, artificios de hombre… Vosotros sois mas que aquello.

Si fuese en conformidad del cielo, vosotros ya no estaríais en el hoy de este tiempo…, mas sois vosotros los que solicitáis crecer unificadamente en vosotros.

Hacéis del Padre un camino, y entre hermanos hacéis muchos.

Se os dijo, haréis la obra que el Padre os ordena…, mas esperáis del cielo todo construido.

No ha de ser el llanto desde los grandes poblados la causa de misericordia al cielo. Por bastante tiempo se os ha dicho, la obediencia ha de ser parte de la doctrina… Parte de ordenanza ha de ser.

¿Preguntáis pequeño?

Decidle entonces…

¿Por qué pensáis en mí y preguntáis… y os retraéis?

Parte de la ordenanza hace hacer entonces la obediencia.

¿Por qué la obediencia no ha de comprender la palabra del mandato, sino que ha de ser en propia conveniencia a un determinado fin?

Vosotros aun permanecéis en la obediencia del análisis de un mandato en pro crecimiento de vuestra esencia en recuerdo de este tiempo.

Mencionáis de una realidad la verdad que no ha de permanecer en vosotros, sino en vuestra esencia del tiempo que vosotros no conocéis en el recuerdo aun de la estadía de un tiempo permanente.

Esencias de universos del recuerdo de nuestro Padre que vosotros manifestáis en realidades dentro de cuerpos como les veis.

¿Por qué no hacéis entonces en veracidad de un mandato la verdad que la esencia ha de manifestar en un tiempo vuestro?

He ahí entonces las palabras de la verdad en el escrito que vosotros…,

Me seguís pensando pequeño….

… Que vosotros mismos manifestáis al tiempo en concordancia de una realidad… Realidad… de un tiempo en que el Padre ha de conocer el principio de cada creación en un tiempo. ¿Por qué así entonces la realidad que vosotros manifestáis no ha de ser la bondad en un tiempo físico como llamáis? Ha de ser manifestado en sentimientos y dolores que en oraciones justifican al cielo su error.

Pequeños…, pequeños hermanitos, comunicad todo lo que oís mientras los días no hayan de ser caducados. Poco ha de ser el tiempo del ser al que hay que hacer… y decís a la vez, “Que complicado todo esto”, “No cache na”, “Lo tengo que escuchar de nuevo”, “Apenas termine voy a decir que me lo graben”, “¿Me lo podría repetir por favor?”

Mandatos…, mandatos de un fin a un principio.

Hacéis de vuestro cuerpo la acción de la obediencia. Haréis de vuestras manos la acción de vuestra obra.

Dejad todo aquel que en obediencia haya de comprender, mas no en obras haya de actuar. Atrás no debéis observar. Ya todo aquel que haya oído, ha de saber actuar, no al tiempo de la línea final en conformidad de un mandato.

Os diré de aquellos, “¿Ah? Cuando estén pasando las cosas yo me voy a ir”, “Quedan muchos años todavía”, “¡Ah! Si estos locos se fueron primero porque ellos creen que es así, pero no es así, aquí esta la verdad”

Verdades que han  de consu…

Me seguís pensando…

… De consumarse en realidades.

De un principio a un final vosotros actuáis, mas no conocéis del tiempo vuestro el principio ni el final.

De realidades sois la chispa de un universo en inicios. Vuestra esencia ha de mencionar finales en vuestro universo, nacimientos de luz y términos de aquella.

¿Qué conocéis de la luz pequeños arrogantes?, ¿Qué conocéis de la vida en vuestro mundo pequeños arrogantes? Si el Padre todo le ha echo, ¿Qué cambiareis vosotros?

¡Oh gran ciencia que aplicáis el conocer de vuestros humanos en pro favor de la muerte de vuestros humanos!

¿Por qué no os percatáis?, ¿Tan grande vuestro orgullo ha de ser? Mas decís aquellos días de descanso, ¡Oh Dios mío te amo! Y a vos he de seguir. Controversias humanas.

Pertenecéis a un Imperio de justicia en doctrina… por el amor y por ejércitos de justicia en aquel.

De vuestro mundo y la panacea de la historia. Ya conoceréis del Imperio, de aquellos de los cuales oís estas palabras.

Si nuestro Señor así le dijese nada de lo que conocéis ha de existir, mas al servicio de aquel hemos de estar.

Pequeños, manifestaos en vuestra verdad.

GINEAH YATEM