Septiembre 16 del 2007

19.08.2013 20:45

NP 66

 

Septiembre 16 del 2007

 

 

* Corania…….

De una vida entre muchas vosotros hacéis entre vosotros el habla entre hermanos, la voz en vosotros por el confín que veréis.

Sois de ingenuos conocimientos participes en el aún, mas de entre muchos seréis extraídos…

¿Observáis…? Hacéis de plantaciones muchas el sustento entre muchos.

Del por qué vosotros sois de entre muchos así elegidos. Sois y os hacéis parte de tales. Llamáis a la esperanza el camino a seguir entre muchos.

Os digo pequeños, vosotros de entre muchos creados os hacéis como esperanza parte de un camino, fuerzas que han de nacer de principios así encantados que por muchas puertas lastimadas habrán de hacer el encuentro entre muchos así apropiados. Veréis el daño de entre muchos así enraizados liberado por si del corazón que hacéis de la palabra de nuestro Señor en raíz a vuestra vida.

¿Quienes sois vosotros que acalláis de la palabra entre muchos la verdad?, ¿Sois acaso la sombra de la verdad que os hacéis en carga parte del sufrimiento que llamáis?

Sois quienes han de la carga asomar de la yunta de entre muchos que así han de asumir su puesto.

Plantaciones de por medio que en respeto y silencio han de asumir.

¿Sois vosotros la verdad en silencio?, ¿Compartís de la verdad muchas esencias?, ¿Hacéis del asumir para vosotros la verdad de entre muchos?

Sois de la especie mas preciada, veréis así entonces como esencia consumada el alimento a los pequeños que han de crecer. Sois de semillas por tierras de buena plantación, asumidas en verdad y esencia del Padre en justicia.

Oís de justos, oís de verdadera, mas de entre aquellos la verdad extraída en vuestro ser ha de estar.

¿Quién ha de asumir la verdad?, ¿Quién ha del camino asumir en verdad?

Os diré pequeños, si al camino habéis entrado no es la salida, sino el fin de aquel que debéis encontrar.

Se os ha manifestado en verdades por esencias de muchos. Quien haya de socorrer a un hermano y huir a la vez del camino, ¿Qué verdad en sí ha de compartir en vida?

No así el camino conocido vosotros recorréis, no así la verdad consumada vosotros hacéis al caminar en aquel.

Veréis por quién y a quien debéis entre muchos entregar el consejo de justicia, consejo y equidad.

Observaos entre muchos, observad el pensamiento que obtenéis.

Pequeños, hacéis sumisa la presencia de vuestro cuerpo ante lo que oís, mas os digo, si nuestro Señor al tiempo vuestro ha de permitir la verdad, vosotros sois parte del Reino.

 

- Gracias a nuestro Padre.

* Corania…….

Del corazón en verdad oís vosotros en verdad. Haréis del consejo en vosotros primeramente. Haréis de la verdad en vosotros el caminar primeramente. Sois vosotros del consejo la palabra del Padre.

Miraos…, observaos…, cuan grandes pensamientos han de entre muchos sucesos entre vosotros acontecer. Veréis la verdad dividida en vuestra vida. Veréis dos caminos, veréis dos verdades.

¿Cuál ha de ser correcto, cómo, cual ha de acontecer?

Sois la medida, sois la precaución. Lográis entre vosotros dilucidar la verdad.

Lográis entre vosotros pequeñas contener la verdad que no ha de ser en forma total.

¿Lográis vosotros pequeños contener la verdad en vosotros?

Sois vosotros los que la verdad han  de portar. ¿Responsables no sois acaso de vuestro caminar?

 

- Gracias al Padre.

* Mirad vuestras manos. Haced en silencio al oído el préstamo en conocimiento. Agradecéis al cielo, asumís la verdad. Hacéis de vuestra reverencia entre el Padre y vosotros la verdad.

Corania…….

Pequeños hermanitos, mirad que del tiempo en tiempo sois reunidos. Observad que del tiempo en tiempo vosotros los mismos habéis de ser. Diferentes rostros no han de haber, mas si… nuevos corazones.

Hermosos hermanos, hermosos pequeños, la verdad entre vosotros ha de estar. Permanece en el tiempo vuestro, en vuestro hogar.

Mirad cuanto pensáis, mirad cuanto observáis en vuestro interior… ¡Mmm!

Pequeño Moreb, observáis mis ojos.

 

- Sí.

* Mas no me veis en vuestra espalda. Observo vuestros ojos, mas observo vuestra espalda. ¿Qué comprendéis de aquello?

La palabra del Padre en amparo de los pequeños protege en pie y protege en cada instante vuestro vivir.

Oiréis del ave volar, oiréis su fruto festejar. ¿Acaso observáis el ave volar?, ¿Conocéis el hogar que ha de visitar?, ¿Conocéis el alimento a los suyos?, ¿Qué observáis del vuelo del ave, pequeños?, ¿Mmm?, ¿Qué os canta el ave?

La alegría del alimento, la existencia de la vida, la libertad del vuelo, ¿Qué festejáis vosotros para que el ave os preste de su canto?

 

- La alegría en nuestro Señor.

* Ya lograréis el vuelo como el ave y conoceréis la razón de su verdad. Sabréis la razón del canto y el festejo de la verdad. Por cuanto no sabéis volar vuestras ansias permanecen. No prestéis del daño al corazón la duda.

Pequeños…, por el Padre el mandato ha de ser. En nuestras manos como hermanos guiados seréis en el vuelo. Conocéis la verdad, en vosotros ha de estar, entre vosotros ha de vivir. ¿Qué corazón no ha de conocer el corazón?, ¿Qué verdad no ha de conocer la verdad?, Mas… el conocimiento conoce el corazón.

Rumbos de verdades, extrañezas al cielo, mencionáis en oraciones vosotros pequeños.

Cuantas palabras han de escucharse, variadas por cierto en peticiones.

Pequeños…, pequeños hermanitos, vivís en el hoy del tiempo, mas os digo, veréis del anglosajón errar en su intento de dioses permanecer. Lamentable la herida en el lomo del león que no ha de ser la muerte porsen. ¿Quién ha de ser pequeños?, ¿Quién ha de buscar la verdad?..., ¿Porsen?, ¿Mmm?

Oíd en vosotros del pensamiento y os diré de vosotros:

¿Qué lo que es porsen?, ¡Le hablo ha…!, ¿Quién ha de ser?, ¿Vendrá alguien?, Mmm…, ¿A quien ha de ser?

La verdad recorrida…

¿Qué será eso?, ¡No cache nada!

Pensáis y moráis en vuestro pensar. Dilucidar debéis en vuestra verdad. Caminar debéis por vuestras sendas del buen camino la razón por son….

Os diré…,

Corania…….

Comprenderéis la razón de lo que oís pequeños. Ha de ser del décimo en quinto el día al décimo mes que conocéis de vuestros días. ¿No ha de ser entonces el error así lanzado si no ha de ser por el blanco así enlodado?

Veréis la razón de la existencia.

Ojos rasgados, ¡que corazón tenéis!

Pequeñitos…, mirad cuanto pensáis en vosotros. Os diré de vuestro pensar nuevamente:

Esperad…

No conocéis del tiempo vuestro cuanto tiempo ha de ser. Conoceréis las razones prudentes de la creación de esperanza sobre vosotros. Veréis la razón de importancia que ha de existir sobre vosotros.

En honor a mi Señor entre vosotros un gran honor de serviros.

Hemos de observar vuestros ojos prontamente al tiempo vuestro.

Manteneos en oración se os dijo.

Veréis del onceavo mes del décimo en séptimo en la séptima hora… Ojos para ver.

Veremos quien ha de despertar.

 

- Gracias a nuestro Señor.

* Pequeños, manteneos. Se os mantendrá en palabras del cielo.

YANEA GIZÁH